lunes, 27 de noviembre de 2017

• Aprendí a perder en un arrebato de sinceridad•





Hablaba la que más de la sinceridad, de su apología y culto por la veracidad de la palabra. Como las personas le faltaban a ese principio.

Me embriagó de su aroma a Rock&Roll, me dejé llevar fuera de mi escudo, de mis pensamientos circulares y fluí. Viajamos por el deseo y los pensamientos, nos colgamos de las risas y los secretos. La inmunidad de nuestros pechos se unió y las miradas parecían palabras, que convertían los besos en promesas.

Se me quemaron las suelas de los zapatos, vertí toda la energía de mis depósitos, mareé la concordancia de mi estabilidad y divagué sobre las decisiones...a pesar de que ya tenía decidido lo que tenía dentro, y sus miradas,que decían palabras, parecían lo mismo. Y me arrastré, buscando tu presencia y al final ofrecí la opción más fácil, la mejor para ella...desaparecer.

Sin embargo el silencio se hizo protagonista, las miradas se hacían desde lo lejos, las ausencias fueron la rutina de las palabras, que en su presencia estaban vacías de esperanza.Ya había aparecido Otro en escena.Yo me pude equivocar, pero siempre luché por ello, alcé la espada de mis sentimientos y no me dí por vencido...pero no fue todo cosa mía.

He derrapado de nuevo en un enorme dolor, en una ausencia lejana que me dejaba, pero sin abogar por la sinceridad que reclamaba en sus principios. Este capítulo se ha hecho los más duro de todos...una batalla sin ejército ninguno, solo conmigo mismo, porque me he dado cuenta que solo hubo amor por una parte, que solo uno quiso luchar, ...que lo otro fue algo etéreo, momentáneo...o no sé como llamarlo.

Más claro es cuando ya hay, bueno había,otro que es protagonista del mismo discurso que recorría mis oídos hace poco...  y ya no consigo más ganas de luchar, porque donde nunca me han querido y he sobrado, no estoy.Se acabó para siempre.
Y todo esto sería más fácil si todos fuéramos más sinceros...

En mi caso, que intenté serlo con todo mi ser siempre, solo puedo decir como canta la cancion..."creo que aprendí a perder en un arrebato de sinceridad".

Buenas noches a todes.




lunes, 13 de noviembre de 2017

• Lo que tenemos en vena •





Me reconozco una persona con una gran memoria.Recuerdo las fechas de cumpleaños de mis compañeros de colegio, sus números de teléfono e infinidad de datos...y sobre todo recuerdos.

También recuerdo sensaciones. Hay dos que últimamente han decidido anidar en el estadio de mis pensamientos. Primero un baile en vena, que corría como el fuego de una hoguera desde la punta de mis palabras hasta mi corazón.Quería de nuevo a alguien, pero un querer chispeante, en ebullición, fuerte como un torrente que modela al relieve que encuentra a su paso...como aquel que sentí una única vez por una persona. Un baile que me hubiera llevado al río que quisiera.

El segundo un llanto de ribera que no me era desconocido. El quiebro de la añoranza, el silencio de la borrasca y la ausencia más presente, pero tan lejos. Era de nuevo esa sensación, ese estallido, un salto sin una mano que agarrar, un sabor amargo y velado, un murmullo de recuerdos y ahora gritos de amnesia.

Amor y olvido volando con las mismas alas que se alejan, que me pierden de ti, sabiendo que resbalarán los años y tú serás el pájaro que no vuelva. Y lo he intentado, he volcado todo el hierro de mi fe, el santuario de mi ventrículo y de todos mis sentimientos. Pero ya no creo que haya una salida para este fortín, para este punto ciego que me lleve contigo, a tu mirada brillante con el tacto de tu risa, al olor de tu euforia, al sabor de tu forma y la herencia de tu sueño.

Y ahora esta rutina, que me nace del pecho me hace sentirme impar de un final que me rompe, que te echa de menos. Pero no hay error en la cuenta final, es lo que es.


jueves, 26 de octubre de 2017

sábado, 22 de abril de 2017

· El sexo de su boca ·


·


Y me clavé en tu sofá a intercambiar mi dialecto y tus palabras, a rozar nuestras miradas que se diluían con copas de vino. Sentía en mi la tensión de tu pulso y tu olor, mis ganas de escalar desde tus tobillos hasta tus rodillas y empezar a pasear mis manos por tu cuerpo, perdón, tu monumento.

Nuestras contemplaciones se lamían con exceso y perversión, poco a poco la distancia se distanciaba y mis labios entonces probaron el borde de sus labios, el tacto húmedo y excitante de su lengua. Cuanto más probaba el lenguaje de su boca, más sabía que sus besos eran una locura....¡que labios, que muecas tan lindas!

Nuestras palmas mantenían un diálogo a través de nuestros cuerpos, sus labios marcaban territorio por mi cuerpo y mi mano se agarraba a su cuello, mientras mi lengua traducía lamiendo el idioma de su paladar. Nuestros cuerpos desnudos se apretaban con dureza y el ritmo se marcaba por la intensidad de mi boca en su sexo y sus manos agarrando mi pelo.

El mutismo dio paso a los gemidos, y sobre ella, con mi mano agarrando fuerte su cintura, nuestras miradas se quedaron paradas, buscando, descubriendo en la profundidad de nuestras pupilas; y poco a poco sin desviar nuestros iris, los choques fueron lentos, paulatinos, pero con una gran intensidad, clavándose en un final profundo.

Su cuerpo, su curva, su espalda, su sexo, deslizar mis dedos por su espalda y el idioma obsceno de mi lengua por sus temblorosos muslos, buscando conceder el máximo placer, y atisbando su mirada en su retorcimiento.

"¡Sigue, bésame, no pares...sigue....shhh!", los ritmos rápidos y lentos daban paso a recorrer toda la cama probando toda huella, a deslizar mi nariz sobre su nuca desde su espalda, agarrándola fuerte contra mí y dejando que nuestros sexos se empaparan del erotismo, del instinto, de las ganas, del cariño....

Y en mi pasión insaciable, es recordar su boca, y querer clavarme de nuevo en su sofá, en su cama, en ella...


·






domingo, 26 de febrero de 2017

"Encantado de conocerte"



·

"Encantado de conocerte".

De eso ya hacía mucho tiempo, el aire se había viciado entre el humo del tabaco, el alcohol y las drogas, que me seguían haciendo compañía cada noche después de la fatídica noche.

Todo mi empeño, juro que lo tengo puesto desde el mismo mes de su desenlace, pero solo aquellas personas que han amado a otra como si la misma explosión que diera paso a crear algo bello como la creación del Universo entero, le abrazara cada mañana, riera y pudiera nadar por los olor de sus cabellos, lo pueden llegar a entender, o no; y soy yo una especie romántica de un siglo literario ya pasado, Pero es la putada, yo creo en el amor.

No entiendo como después de tanto tiempo sin vernos puedo creer que aún te quiero, pero te amo; que podemos ser amigos, que no hay problemas y que todas las pesadillas han volado a alguna hoguera de pecados, Sin embargo mi corazón sigue aún a tu ritmo, mis lágrimas de cocodrilo me oprimen la garganta, y las respiraciones profundas con putas canciones moñas de James Blunt y Ryan Adams están presentes en mi día a día.

Aunque tus palabras digan lo contrario, todos tus actos, los que ya forman parte del pasado y los que ahora han pasado, me demuestran que no fui nada para ti. Primero por romperme el corazón, sino abrazarlo y pegarle dinamita a la espalda, cuando para mi eras como la felicidad de un niño la mañana de los Reyes Magos....recuerdo decírtelo la mayoría de los días de todos los años que nos acompañamos.Ya ni el sexo es sexo, es follar con espejismos de tu recuerdo, sin encontrar en ellos saciarme y sentir que alcanzo el nirvana.

Yo soy un maldito animal, una persona que cae en la piedra de cabeza que se equivoca, ignorante, que la caga, pero lo reconoce, hipócrita, enfadón, más dramático de lo normal, y mis mil defectos y errores; pero sé que lo que sentí y siento por ti es sincero, pero que ya eso pasó y no hay nada que hacer, y no sabes lo que duele y pesa.

Voy a tomarme otra y echarme un cigarrillo.


·








sábado, 4 de febrero de 2017

· Todavía eso ·



·


Esto ya no va de versos,
de ilusiones sentidas
o mimos para los sueños.

Esto va de mi interior,
de mi corazón y sus restos.

De tu recuerdo en una risa,
de mi sonrisa en tu cuerpo.

De mi carita de tonto al verte,
del verde de tus ojos que gritan.

Del camino de tu espalda a la mía,
del desayuno de tenerte.

Del estado y la agonía de saber
que ya no hay nada más.

Ni versos,
ni latidos,
ni rimas.




·

domingo, 29 de enero de 2017

· Bermejo ·



·


Cicatriz roja del Viento,
que de mi tiempo te hiciste dueña
y arruinaste mi risa y aliento.

Perjuicio de pasión y locura,
tuyo mi sollozo y pervertido acento,
que quebraste con tu silenciosa lectura.

Destello de juicioso astro,
líbrame de la bregadura del Viento,
que a tientos yo sé que puedo,
que siento y (la) amo.

Ella es el son de mi verso,
el bermejo elemento de mi gesta
y el rencor es tu manera Viento
de abolir el mecanismo de mi respuesta.

Crédulo Cielo no es rencor lo que intento
ni silenciar tu emocional misiva,
pero no reparas en la herida de tu desidia
ni en la guarida de tu sentimiento.

Tus entretelas aún están rajadas,
la sonata de tu pulso es el nombre de ella,
no vistas tus versos de coraza,
ni tiñas la mordaza de tus besos.

Pues ella es el bermejo elemento que amas.



·