martes, 19 de abril de 2011

· èlla ·

·


Ella, bálsamo para mi herida,
la vida tiritando en una estrella,
luciérnagas que tiemblan en mi pecho,
los besos de un naufragio,
andamio que restaura los recuerdos,
el sueño en el que sueñan los cautivos.


Ismael Serrano

__________________________________________________ _________________________________________________

Se alza en tu párpado el sol
junto a mi ventana,
me abraza tu alma desde el corazón
a través de tu erotismo en mi cama.

Saboreo tus yemas al acariciarte,
hacer arte al rozarnos la piel,
besarte sin hablar silencios de hiel
y navegar con mi mano para abrazarte.

Provocar una revolución entre tus piernas,
gritar con susurros la pasión de esta epopeya,
diluirnos en el oxígeno de nuestros cuerpos
y que el corazón hable con sexo.


txè!



·

4 comentarios:

  1. Muy expresivo, delicado, indica devoción dejando el sexo a un lado, aunque igualmente valorado. Es bonito leerte. ;)

    ResponderEliminar
  2. Me quedo entre paréntesis. Muy bueno, será que hablas con la razón o con algo que termina en -zón pero que no me atrevo a escribir...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. que hermosos y morbosos versos!
    bestos

    ResponderEliminar
  4. Indepedientemente de todas las cositas... (no se si me entiendes) tus versos siguen poniéndome la piel de pollo. Ya sabes que para mí eres grande!

    ResponderEliminar