viernes, 12 de agosto de 2011

· Sexo de suicidas ·


·

Que ya las flores miran al suelo,
gritan de vergüenza injusticias hacia el cielo,
que aquí somos tú y yo ciegos
de palabras, sudor y sexo.

Atrapo de nuestro destino la piel,
la hiel del viento que nunca se ve,
las huellas grises del tiempo
y la textura de tus pechos en mi piel.

De mala sangre y de buena gana,
nos colgamos de la cornisa a la cama,

encorvamos gritos en el frío del cristal

y en el silencio morboso del alma.

Hundimos el morbo entre las piernas,
carne ,hueso ,besos y barriga llena,
dedos, vueltas, suelo y pupilas en vena,
royendo la vergüenza con la vergüenza de la pena.


·

1 comentario:

  1. Me encanta volver para encontrarme con tu poesía. :)

    ResponderEliminar