sábado, 12 de marzo de 2011

· Duna de voz ·


·

Y en la duna vibrante de mi voz,
muere lento de nuevo el sol,
mis sueños anochecen sobre su tumba,
retumban en su horizonte las horas muertas,
la suerte tuerta de un grito desesperado,
y las ganas locas de estar a tu lado.


·

4 comentarios:

  1. Enamoras con las palabras!! ^^ Aunque este poema es un poco desgarrador, de esa locura por estar con quien quieres y no puedes... Un besito

    ResponderEliminar
  2. Lo que más me gusta de tu poesía es el poder de tus imágenes. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. "la suerte tuerta de un grito desesperado,
    y las ganas locas de estar a tu lado."

    Precioso :)

    ResponderEliminar