miércoles, 16 de marzo de 2011

· Sublime ·


·

Mi interior augura una duda absoluta,
alojar besos o mañanas de gloria,
girar como una noria en tu duna
o bailarte bajo pupilas de euforia.

¡Mira!,
y dime a que sabe este aroma,
este olor a primavera en el mar,
estos clavos de iris negros con sabor a sal,
estas ganas de labios y su idioma.

No evocar amaneceres que existen,
sonreír con los poros de tu palabra,
tener el firmamento cuando te vistes
y moldear la esencia cristalina de tu alma.

Jugármela en la aduana de tu cuerpo,
drogarme con los momentos de tu vida,
perder rumbo entre mis lunares y tu pecho
y alcanzar penitencias de vicio en tu lecho.

Mordernos la vergüenza en cada cama,
romper el cielo con la risa de tus labios,
correr en todos los barrios de las sábanas
y decirte-lo todo cada mañana.



·

Rosa

·

6 comentarios:

  1. Si, lo es, muchas gracias.

    "romper el cielo con la risa de tus labios", como de costumbre sublime :)

    ResponderEliminar
  2. sublimeeeeeeeeee!!
    me ha encantado ;)
    sigue así.

    ResponderEliminar
  3. ¿Testimonio real o soñado?
    ¿Amor real o imaginado?
    En las palabras de quien sabe dominarlas,
    hasta lo más ruin se vuelve bello.
    La poesía habla
    (y te habla por lo que se ve).

    Beauty : )

    ResponderEliminar