domingo, 29 de enero de 2017

· Bermejo ·



·


Cicatriz roja del Viento,
que de mi tiempo te hiciste dueña
y arruinaste mi risa y aliento.

Perjuicio de pasión y locura,
tuyo mi sollozo y pervertido acento,
que quebraste con tu silenciosa lectura.

Destello de juicioso astro,
líbrame de la bregadura del Viento,
que a tientos yo sé que puedo,
que siento y (la) amo.

Ella es el son de mi verso,
el bermejo elemento de mi gesta
y el rencor es tu manera Viento
de abolir el mecanismo de mi respuesta.

Crédulo Cielo no es rencor lo que intento
ni silenciar tu emocional misiva,
pero no reparas en la herida de tu desidia
ni en la guarida de tu sentimiento.

Tus entretelas aún están rajadas,
la sonata de tu pulso es el nombre de ella,
no vistas tus versos de coraza,
ni tiñas la mordaza de tus besos.

Pues ella es el bermejo elemento que amas.



·











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada